Empleados desmotivados

¿Por qué hay empleados que no tienen ninguna motivación en su trabajo?

Sentir que uno forma parte de algo, parte de un grupo de personas que persiguen conseguir una misma cosa, sentirse protagonista de parte del éxito o fracaso de la organización, es un punto fundamental en la motivación de cualquier persona.

La falta de motivación de un empleado puede tener múltiples causas, no obstante, la dirección de la empresa sólo debe preocuparse por aquellas sobre las que puede ejercer influencia, sobre aquellas que puede cambiar.

He conocido muchas empresas y a muchos de sus empleados. El denominador común de la mayoría de ellas respecto a qué piensan o cómo se sienten dentro de su organización, es el de que no tienen conocimiento de para qué han de esforzarse en su trabajo día a día, no conocen quién es la empresa en su correspondiente mercado, qué lugar ocupa, qué valoran sus clientes de ella, y lo que es más importante, no conocen qué pretende su empresa, qué persigue conseguir en su actividad, quién quiere ser, y en consecuencia tampoco saben para qué están trabajando exactamente, ¿para sobrevivir?, ¿para no ser despedidos en tanto en cuanto cumplan someramente con su cometido?, ¿para hacer crecer la empresa?, y así podríamos estar haciéndonos preguntas un buen rato.

En resumen, puede decirse que la mayoría de los empleados no tienen una idea clara de dónde están, desde luego desconocen qué objetivos persigue su empresa, y por tanto no pueden saber para qué sirve su esfuerzo.

un comercial convencido

Diga a sus empleados de qué va esto.

El discurso del jefe

La relación con los empleados es de las tareas más difíciles  a las que puede enfrentarse cualquier persona. Conseguir que las personas a nuestro cargo se sientan a gusto en la organización, valoradas y motivadas no es nada sencillo.

La relación con un empleado se construye desde el primer día que entra a trabajar a la empresa.

El impacto que supone para cualquier trabajador que su jefe le dedique al menos unos minutos de su tiempo para explicarle en qué empresa trabaja, tiene efectos beneficiosos para la organización de manera inmediata.

Qué distingue a sus productos o servicios, en qué pone especial énfasis la organización respecto de lo que considera importante para seguir avanzando y perdurando en su mercado, hacia dónde camina la empresa y para qué, y lo que es más importante para el empleado: que le explique el valor que su trabajo para el buen funcionamiento del conjunto. Hacerle consciente de que su esfuerzo se valora en la medida de la importancia que tiene, hará que el empleado sepa para qué se levanta cada mañana a las seis y media, sepa para qué tiene que aguantar las adversidades propias de su actividad, y se sepa apreciado y valorado por la organización.

Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmailFacebooktwittergoogle_pluslinkedinmail

Escribe un comentario