Lo que hace falta para llegar a ser el número uno

¿Qué tienen en común los líderes de las empresas número uno?

Un número uno es aquel que se caracteriza por tener la ambición de ser el primero en su actividad, la referencia sobre los demás competidores, el más grande.

En mi actividad como comercial, he tenido la gran suerte de relacionarme con empresarios hechos a sí mismos, que han levantado prósperas empresas desde bien abajo, y establecer amistad con muchos de ellos. Todos comparten muchas cualidades, no obstante, sólo algunos son la referencia en sus respectivas áreas geográficas de actividad, destacando sobre los demás en lo referido a volumen de negocio.

¿Qué cualidad o cualidades se requieren para ser el número uno?
En alguno de mis viajes de negocios con estos fenómenos de la naturaleza, en los que hemos compartido horas de avión y carretera, a dos de ellos se les «escaparon» expresiones similares, relativas a lo que les mueve cada mañana cuando se levantan de la cama:

» yo siempre he querido ser el número uno», «con esta adquisición vuelvo a ser el número uno».

Hace poco tiempo visioné un vídeo de Emilio Duró , en el que decía que a partir de los cuarenta años, necesitamos hacer una hora de ejercicio diario y tomar un complemento vitamínico, además de antioxidantes, si mal no recuerdo. Yo seguí su consejo en la medida en que me fue posible para poder sobrellevar el esfuerzo diario de estos años en los que mis hijos son aún muy pequeños, y mi actividad emprendedora me exige horas y dedicación casi permanente.
Ninguna de las dos personas anteriores seguía siquiera alguna de estas pautas para lograr llegar con algo de batería al final de cada jornada. Mientras nosotros dormimos, miramos internet, o la televisión, o hacemos cualquier cosa que no tenga que ver con nuestro trabajo, ellos están en el tajo, no paran.

QUERER SER
La diferencia de estas personas con el resto de competidores está en el querer ser. Querer ser es una motivación que les mueve, que les impulsa de manera constante, a cada segundo del día,  y les convierte en personas tenaces, perseverantes y letales, enfocadas a conseguir un solo objetivo: ser el número uno.

Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmailFacebooktwittergoogle_pluslinkedinmail

Escribe un comentario